¿Cuáles son los Elementos Vitales que Necesitan las Plantas de Marihuana?

Elementos Vitales que Necesitan las Plantas de Marihuana

Un entorno bien equilibrado

La parte más confusa en el cultivo de plantas de marihuana es saber exactamente lo que necesitan y cuánto lo necesitan. De hecho, la mayoría de los cultivadores experimentaron muchos fracasos en esta área antes de comenzar a cultivar plantas sanas. De hecho, se necesita mucho tiempo y esfuerzo para lograr este resultado positivo. Pero el conocimiento correcto ayuda a hacer que el proceso avance más rápido.

Lo primero que hay que saber sobre las plantas de marihuana es que generalmente crecen rápidamente y son extremadamente independientes. Sin embargo, todavía se benefician de una alimentación equilibrada. Pero lo mejor de todo es que esto los estimula a producir altos rendimientos y potentes cogollos que disfrutamos.

Como tal, las plantas de marihuana florecen cuando reciben todos los elementos necesarios para ayudarles a prosperar. Para los que cultivan por primera vez, aprender sobre estas necesidades básicas de marihuana es esencial. No sólo son necesarios para el crecimiento, sino que la falta o el exceso de estas cosas puede ser una causa de estrés para las plantas. Por lo tanto, tenemos más razones para estar familiarizados con ellos.

Elementos Clave para el Crecimiento de Plantas Saludables de Marihuana

El primer paso para obtener los mejores resultados en el cultivo de plantas de marihuana implica conocer los factores clave que afectan directamente su crecimiento. Esto incluye la familiaridad con cantidades y valores específicos que son adecuados para las plantas. Para que este paso sea fácil de realizar, aquí hay una guía rápida sobre cómo optimizar estas variables.

Agua Adecuada

El agua es la base de la vida. Como sabemos, todos los seres vivos dependen de este elemento para alimentarse. Esto es especialmente cierto en las plantas de marihuana, ya que el agua juega una variedad de papeles cruciales para la sostenibilidad. Por nombrar algunos, da vigor y flexibilidad a los tallos y regula la temperatura interna.

Por lo tanto, no es de extrañar que las plantas sufran mucho cuando reciben demasiado o muy poco de este elemento. Al regar en exceso, las raíces pueden ahogarse con la sobreabundancia de agua que tendrán dificultades para obtener oxígeno. Por otro lado, al sumergirlos en el agua pueden tener demasiada sed y ser incapaces de controlar el calor.

Por lo tanto, vale la pena conocer las prácticas de riego correctas. Aprender sobre las formas apropiadas de regar ayuda a evitar cometer estos errores de novatos. Afortunadamente, hay maneras fáciles de remediar estos problemas y ayudar a las plantas a recuperarse en poco tiempo.

Temperatura y humedad correctas

La temperatura y la humedad adecuadas juegan un papel importante en el crecimiento de plantas de marihuana. En la germinación, un calor suave es crucial en la formación de la raíz. A medida que la planta llega a la madurez, la temperatura ideal oscila entre 20 y 25 grados centígrados para optimizar el crecimiento.

En temperaturas calientes, la planta puede perder una cantidad significativa de humedad, lo que puede provocar estrés. Por el contrario, las temperaturas muy bajas pueden hacer que la planta deje de absorber y hacer circular nutrientes vitales. Lo mismo ocurre con la humedad. Por lo tanto, si queremos plantas felices y sanas, debemos tomarnos el tiempo para comprobar y controlar ambas variables.

Suelo bueno

Uno de los requisitos previos para cultivar cannabis es elegir el mejor suelo que podamos encontrar. Si empezamos con una mala, podemos terminar con plantas débiles y enfermas. Busque la tierra para macetas que tenga las siguientes características.

Nivel de pH equilibrado

El valor correcto de pH en el suelo ayuda a las raíces a absorber más nutrientes. Para las plantas de marihuana, el equilibrio ácido-básico ideal está en cualquier lugar que esté cerca de 7. Pero incluso el mejor suelo puede exhibir desequilibrios en el nivel de pH una vez que está saturado de nutrientes. Por lo tanto, los cultivadores deben estar atentos a comprobar regularmente esta variable para asegurarse de que es óptima para las raíces.

Buen Drenaje

A la hora de elegir el suelo adecuado, debemos tener en cuenta lo bien que drena el agua. Como sabemos, las raíces tendrán dificultades para tomar oxígeno cuando el agua se acumule en el medio de crecimiento.

Pero al mismo tiempo, no queremos el tipo de suelo que hace correr el agua fácilmente y deja poco para que las plantas beban. Por lo tanto, manténgase alejado de los suelos arcillosos y arenosos. La mayoría de los cultivadores usan una mezcla para macetas que tiene perlita para facilitar un buen drenaje.

Cantidad correcta de nutrientes

Los nutrientes son cruciales para que las plantas de marihuana produzcan cogollos más grandes y ricos. Además, la falta de estos elementos ralentiza el crecimiento y hace que las plantas sean susceptibles a plagas, mohos y enfermedades. Por otro lado, un exceso puede alterar el nivel de pH del suelo o causar la acumulación de nutrientes que impide la absorción de las raíces.

Macronutrientes

Las plantas de marihuana consumen muchos de estos macronutrientes para mantener su rápido crecimiento. Pero lo más importante es que son las necesidades básicas para la supervivencia de las plantas. Estos incluyen nitrógeno, fósforo y potasio.

Cada mineral juega un papel importante a lo largo del ciclo de vida de las plantas en diferentes épocas. Por lo tanto, para obtener los mejores resultados, los cultivadores deben saber cómo ajustar y equilibrar sus cantidades.

Micronutrientes

Ejemplos de micronutrientes que necesitan las plantas de cannabis son el calcio, el manganeso, el zinc, el cobre y el hierro, entre otros. Mientras que las plantas consumen sólo cantidades mínimas de estos minerales, una deficiencia o exceso puede ser un problema grave.

Luz adecuada

Para fabricar alimentos, las plantas necesitan una buena cantidad de luz para convertir el dióxido de carbono en azúcares. Por lo tanto, la falta de luz es perjudicial para el crecimiento. Específicamente, las plantas en esta situación tienden a estirarse para llegar a la fuente de luz. En efecto, se adelgazan con muy pocas hojas.

Por otro lado, demasiada luz puede quemar las hojas y debilitarlas. Por lo tanto, asegúrese de ajustar la distancia de la luz en interiores para evitar problemas. Al aire libre, esto puede ser un poco difícil de controlar, pero siempre podemos tratar de colocar la planta directamente bajo el sol para una exposición óptima.

Además de la nutrición, la luz también es crucial para la transición de las plantas a la fase de floración. Por lo tanto, el cultivador debe entender completamente el uso de este elemento.

Aire suficiente

Un cuarto de cultivo bien ventilado es imprescindible para cultivar marihuana en interiores. Si queremos cultivar plantas sanas con cogollos enormes, debemos asegurarnos de que siempre reciban aire fresco. Como bono, esto también ayuda a minimizar el poderoso aroma de la maleza.

Dióxido de carbono

Después del agua, las plantas necesitan dióxido de carbono para mantener su salud general. Como ya se ha mencionado, este elemento se convierte en azúcar que las plantas convierten en energía. Por lo tanto, una buena cantidad de dióxido de carbono es esencial para que prosperen.

Para obtener una cantidad suficiente de este elemento, la mayoría de los cultivadores instalan generadores de CO2 en su área de cultivo. Esto generalmente resulta en un alto rendimiento de cogollos grandes.

Un ambiente bien equilibrado produce una buena cosecha

Para obtener lo mejor de la cosecha de marihuana, debemos asegurarnos de que todos los elementos esenciales estén disponibles. Específicamente, deben estar en la cantidad correcta para afectar positivamente la cosecha. La buena noticia es que es fácil conseguirlo con los conocimientos y habilidades adecuados.

Por lo tanto, cuando planee comenzar a cultivar marihuana, siempre haga la investigación primero. El resto viene fácilmente una vez que identificamos todas las variables necesarias. Por supuesto, todavía debemos perfeccionar las habilidades para hacerlas adecuadas para las plantas. Pero esto es posible con paciencia y mucha práctica.

Deja un comentario